lunes, julio 29, 2013

Día 211: Selva Maya cuida tu piel de los mosquitos

Ofrecen un repelente que evita las picaduras y no daña el ambiente.

En ocasiones, las oportunidades para trascender aparecen en los momentos más imprevisibles, a la espera de alguien capaz de observarlas y convertirlas en verdaderas historias de éxito. Es justo ahí cuando el espíritu de un emprendedor cobra relevancia, tal como sucedió en el caso de Margarita Ferrer, quien al procurar el bienestar de la piel de sus hijas, creó de forma casera un repelente natural, que nutrido con esfuerzo y constancia, ha permitido el crecimiento de una Selva Maya amigable con las personas, el ambiente y el desarrollo empresarial.

“La compañía nace a razón de una necesidad de familia. Tengo dos niñas con pieles muy delicadas. Yo soy de origen campechano (aunque resido en el Distrito Federal) y siempre que íbamos a Campeche de visita los moscos nos daban comité de bienvenida y mis hijas acababan comidas, se rascaban y era un problema. Entonces decidimos hacer algo casero, que nos brindara protección contra moscos, inflamación y la sensación de comezón… Se nos dio en ese momento la oportunidad”, recordó Ferrer, directora general de la firma.

Ha pasado al menos un año desde entonces, lapso en el que los retos –a niveles normativo, regulatorio, económico y productivo– han probado la fortaleza de la emprendedora y su esposo, Miguel Ángel Pérez Santander, quienes de manera conjunta (y con el posterior apoyo de siete empleados) han sacado adelante una oferta libre de químicos, creada a partir de agua (80%), aloe vera y aceites esenciales (coco, eucalipto, menta) en diferentes concentraciones, y provista de un aroma casi terapéutico, adicional a las cualidades antisépticas aportadas por el árbol del Neem, engendrado en sembradíos propios.


Financiamiento e ingreso al mercado

Lograrlo fue virtud del talento administrativo de Margarita Ferrer, la inteligencia botánica de su pareja –un arquitecto de profesión– y un proceso de investigación que le permitió a la planta de origen hindú ganarle a la citronella el lugar protagónico. ¿Pero cómo arrancó el negocio en forma?

Margarita comentó que la decisión de comercializar el repelente natural encontró su principal detonante en el impacto que tuvo durante una reunión familiar, en la que halló retroalimentación directa y una visión clara de que poseía un producto con gran potencial para vender. Fue entonces, cuando buscó apoyos financieros que complementaran sus propios recursos.

“Fue una combinación. Cuando nos dimos cuenta de que era un producto vendible estábamos en Campeche. Y bueno, decidimos que ese debía ser el lugar donde se fabricara Selva Maya (en gran medida por inspiración sentimental). Allá en Campeche, nos contactamos con la Secretaría de Desarrollo Industrial y Comercial (Sedico) estatal, quienes nos tramitaron dos apoyos, uno fue económico, que se destinó para comprar una máquina envasadora y otro en especie, que consistió en una mesa industrial, una olla y unos coladores… Digamos que en porcentaje, habrá sido 40% de apoyo gubernamental y el otro 60% de capital nuestro”, señaló Ferrer.

Es así como la pequeña unidad económica consiguió penetrar en el mercado, donde a pesar de enfrentarse a soluciones con funciones parecidas, comienza a ganarse un sitio en el gusto del público, quien ha recibido al protector con buena actitud y disposición para incluirlo en su kit de aseo y cuidado personal, aunque no deja de ser un artículo de temporada (lluvias-vacaciones).

Sin embargo, continuó la micro-emprendedora, el usuario se ha casado con el repelente, lo cual también ha sido posible gracias a su compromiso con el ambiente, que no se limita a la ausencia de sustancias tóxicas. Y es que, como agregó la directiva, sus envases están pigmentados y son 100% reciclables, además de que la mezcla sólo aleja a los mosquitos, no produce huella en el entorno y se vuelve duradero (hasta un año) debido a los rasgos antibacteriales del árbol del Neem.

El escenario comercial de Campeche ya tiene en sus anaqueles a Selva Maya, pero de la mano de la actividad turística nacional en el sur del país, se ha propagado a entidades como Yucatán, Quintana Roo, Veracruz, Tabasco (sitios en los que abunda la actividad de moscos). “Aquí en el Distrito Federal también se encuentra disponible, pero bajo pedido vía Internet; personas que se han ido a vacacionar al sur de México, se encuentran con Selva Maya y nos contactan vía correo electrónico para que se les envíe producto”, indicó Margarita Ferrer.

Perspectivas hacia el futuro

Por ahora, la compañía se mueve con capital propio, lo cual ha dificultado su proyección, sobre todo en términos de difusión, no obstante, las perspectivas de crecimiento son muchas. En este instante, la empresa se encuentra en negociación con cadenas de autoservicio y tiendas de conveniencia, al tiempo que preparan nuevas combinaciones para que, en el mediano plazo, se incorporen a otros mercados, incluso, más allá del turismo de cinco estrellas, donde valoren el trabajo prácticamente artesanal. Así, de cara a un plazo largo, su idea es mantenerse y evolucionar.

Los interesados en el repelente, cuya permanencia es de cuatro horas, luego de agitar, rociar la piel y frotar, deben enviar un e-mail a repelente.selvamaya@gmail.com, toda vez que el sitio web de la empresa está en construcción.

Fuente: http://elempresario.mx/casos-exito/selva-maya-forma-natural-cuidar-piel
Crédito: Didier Cedillo
SitioWeb: https://www.facebook.com/SelvaMayarepelente
Giro: Salud
Ubicación: Campeche
Contacto: https://www.facebook.com/SelvaMayarepelente

 photo Eres emprendedor1_zpshhoefpnc.jpg

2 comentarios:

  1. Que gran talento por parte de los señores. Y aprovecho para saludar a los administradores de esta pagina.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tus comentarios y estamos trabajando en nuevas ideas para este 2015.
    Slds

    ResponderEliminar